En el caos encuentro cierta belleza…

Cuando inicié mi cuenta de Instagram mi feed era impecable, cada cosa estaba en su lugar, se podía ver con cuál post iniciaba y con cuál finalizaba. Esto no me permitía tener errores, ya que un error era considerado para mí una mancha en el feed y con ese pensamiento instruí a mis clientas por mucho tiempo.

Por muchos años encasillé a mis clientas en una sola forma de explorar su creatividad, ya que para mi en ese momento la estructura era la ley. Con el tiempo y el seguimiento que les he hecho por años, entendí y recapacite acerca de la forma cómo quería que los demás vivieran su marca.

Entonces llegó a mi vida un libro que impulsó este cambio, este se llama El Poder del Desorden, de Tim Harford, por si quieres buscarlo. Esto tiene que ver con ciencia.

Y no, no me mal entiendas, me encantan las cosas hermosas, sobre todo si son armoniosas, pero como dice mi madre: la belleza cambia de acuerdo al ojo que la ve. Uno de los valores dentro de mi marca es defender lo que te hace diferente y allí se encuentra la belleza; estaba siéndole infiel a mi creencia de que cada uno de nosotros tiene un estilo único y, cómo en la moda, cada estilo habla de quienes somos. Tratar de encajar en el estilo de alguien más es altamente agotador y poco sostenible.

Incluso hace unos meses la Marketera Vilma Núñez sacó un post donde te invitaba a ensuciar tu feed, si este post lo hubiese leído tres años atrás quizás estaría como mis colegas escribiendo en los comentarios que había enloquecido, pero realmente tuvo todo el sentido del mundo en lo siguiente: hacer las cosas perfectas todo el tiempo es agotador, como aparentar la felicidad, fingir o incluso ocultar un pensamiento a una causa social o a una posición política para no ser juzgada. Eso nos quita la libertad de hacer lo que queramos, pero como dice una amiga muy querida “todos deberíamos hacer lo que nos diera la gana”

Te lo pondré de otro modo, ¿Quién eres tú cuando nadie te está observado?

Hace más o menos un mes una de mis clientas venía forzando su feed, por no querer cambiar la estructura y yo desde afuera veía como ella trataba de encajar en ese formato que diseñé para ella. Estaba próxima a cumplir años y en vez de mandarle unos chocolates como de costumbre, decidí darle una renovación de plantillas; cuando se lo dije ella se sorprendió y me dijo que le faltaba un año para la renovación. Era cierto, un cambio de plantillas se debe hacer cada dos años, pero como ya le había renovado plantillas a tantas de mis clientas con este nuevo pensamiento sentí que podía hacer una excepción y darle ese regalo. Le dije que algo había cambiado en ella en estos meses de pandemia y debía responder a ese cambio, y le enseñé un método donde fuera más importante su creatividad que la perfección.

Puedo decirte que existen 8 tipos de diseño de feed que podrías intentar, pero que sería difícil mantener. ¿Por qué? Porque son ajenos a ti, a tu estilo y personalidad. Y para serle fiel a la causa de tu marca, la generalidad no es una opción.

Seguro estás pensando que a ti te encantan las cosas bonitas y sí, a todos, pero para lograr esa apariencia bonita debes descubrir cuál es tu estilo y ser fiel a él. Después de ese primer paso llegan los temas técnicos como conocer de diagramación y diseño. Y cuéntame ¿Te gustaría aprender a diseñar tu propio feed con tu estilo?

Cierro este post con la frase de Mafalda “Entrégate, come rico, besa, abraza, enamórate, haz el amor, relájate, viaja, salta, corre, vuela, canta, ponte linda, ponte cómoda, admira el paisaje, disfruta y sobre todo deja que la vida TE DESPEINE

Es indispensable para diferenciarte descubrir tu propio estilo y comunicar tu propia voz de marca.

¡Gracias por llegar hasta aquí!

Con cariño,

Natalia Restrepo Giraldo | Business Branding Coach, Estratega y Estilista de Marca.

error: Contenido Protegido!!!