¿Qué título le pondrías a esta historia?

Cuando inicié en este camino de emprendimiento pensaba que no estaba lista y lo que hacía en ese entonces era invertir todos mis ingresos en cursos. Y OJO invertir no es malo, lo malo es seguir estudiando y no tomar acción, porque que yo sepa el dinero no crece en los árboles, y si me lo “mecateo en cositas” (gasto) no iba a tener algún tipo de rentabilidad de esa inversión; entonces siempre iba a estar escasa de dinero con muchos cursos y sin nada de trabajo.

¿Y por qué te digo esto? Bueno, porque hace unos días me crucé con una clienta, y le pregunté que cómo estaba y que si ya había iniciado, pues llevaba un año sin ver nada de ella y quería saber en qué iba. Muy emocionada me dijo: Naty, súper feliz, me metí a una certificación, estoy haciendo unos cursos y la semana entrante me meto a otro. Me quedé pensando y le pregunté que cómo iba con la marca, a lo que me respondió: ahí la tengo es que siento que debo saber más. A hoy, ella aún no empieza debido a ese “aún me falta”… Y quizás ahí se quede un tiempo…  Es verdad que cuando inicias no sabes mucho, pero, ¿Quién nace aprendido? Si conoces a alguien así, me cuentas, porque me voy hasta donde esté para anunciarle al mundo que tenemos un prodigio  La verdad es que sentirse que aún nos falta es normal, sobre todo cuando este sentimiento se adhiere a tu Síndrome del Impostor y a algunos otros saboteadores como El Buscador.

Aquí empieza la cuenta regresiva, no tomo acción porque necesito el curso de ventas, y el de redes, y el de marketing y el de videos, y este de cómo contar historias y este otro… Y así, poco a poco te vas perdiendo de lo importante y te quedas en la superficie, en el adorno. Al final del día quizás sepas mucho, o incluso nada, porque solo coleccionas conocimiento que hoy no le está siendo útil a nadie porque no lo usas.

¡PARA AHÍ! No es el fin del mundo, menos mal hay finales con mayor positivismo ¿Qué es lo primero que debes hacer?

Analizar que todo lo que estudias realmente te va a llevar al lugar dónde sueñas estar. *Si te lleva se queda, si no, se lo regalas a alguien.*

¿Tengo que saber de todo para empezar? La verdad es que no. Ahí está la trampa, pensar que estamos en “construcción”, y no me mal entiendas, todos estamos en construcción pero no andamos en obra negra, ya hay columnas, pisos, ventanas, muebles, pintura, etc.

En vez de usar la palabra en construcción, que pareciera que sigues en obra negra sin proyecto aparente, mejor créete el cuento que así como estás, es perfecto y más. Adelante lo que tu casa necesitará es una renovación para sacar lo viejo y dejar entrar lo nuevo. ¡Empieza!, porque tienes todo para comerte el mundo (si quieres).

3 ¿Estoy esperando el momento perfecto? Lamento desilusionarte, pero no existe el momento perfecto, existe el tiempo, y se te está agotando. Pues que yo sepa, no somos inmortales, aunque sí tenemos algunos longevos que parecen inmortales porque como en todo existe la excepción a la regla.

El momento perfecto es ahora cuando tienes todo el conocimiento que necesitas, que estás en tu mejor momento de vida, que tienes la energía y que tienes el conocimiento; sí, ese en el que tanto has invertido.

El peor auto saboteador es pensar que al estudiar más te volverás mejor y que llenaras esos “vacíos” y te sentirás más segura. Estudiar y capacitarte es bueno, pero insisto, pensar que necesitas más y más y no hacer algo con el conocimiento es lo que te frena.

Lo que en realidad haces es perder dinero, porque no pones en práctica lo aprendido y en la práctica es donde realmente pones a prueba tu conocimiento y realmente puedes evidenciar todo eso que sabes.

Tu mejor momento es ahora que aún respiras.

Ahora seamos estratégicos y dile NOOOO a lo que te haga perder el foco.

Te recomiendo el Podcast Haz 1 año en 12 semanas, de María José Soto, que es un buen ejercicio de productividad para integrarlo a tu estilo de vida y que mejor que aplicarlo ahora que estamos a dos meses de que se acabe este año.

​¡Ve con toda, entrégalo todo, gózalo que solo tenemos el AHORA!

¡Gracias por llegar hasta aquí!

Con cariño,

Natalia Restrepo Giraldo | Business Branding Coach, Estratega y Estilista de Marca.

error: Contenido Protegido!!!